Síguenos en:

¿Qué contenidos debe tener una página web?

Es una cuestión que muy pocos se preguntan al momento de ponerse manos a la obra en el desarrollo de su sitio web, y una cuestión que debería resolverse antes de comenzar con el desarrollo del mismo.

Internet es el mayor escaparate que existe y no son pocos los que habrán escuchado la famosa frase:

“Si no estás en Internet, no existes”

Bill Gates

Pero ¿Qué es lo que vas a ofrecer a tus visitantes? Pues hay algo peor que ser un completo desconocido y es ser conocido por la mala imagen que estas ofreciendo ya que darse a conocer es más sencillo que limpiar la mala imagen por la que ya eres conocido.

Define tu público objetivo

Este punto es clave, al momento de añadir contenidos, la idea es aportar un valor añadido al lector, crear una conexión con la persona que se encuentra al otro lado de la pantalla:

  • Si eres un médico especialista y tu público son posibles pacientes debes escribir temas de forma que lo entienda una persona sin conocimientos médicos, personas que entraran buscando información fácil de asimilar.
  • Si tu público son otros médicos especialistas da un giro de 180 grados, pues el tipo de contenidos que esperan encontrar son más concretos, más técnicos, información que escapa del entendimiento de las personas ajenas a la profesión.

En este caso es blanco o negro, no existen las tonalidades de gris ni forma de satisfacer ambas partes, pues los contenidos que espera encontrar una persona sin conocimientos en la materia son precisamente aquellos contenidos de sobra conocidos para un experto y sintetizados de forma que para el experto pueden verse extremadamente simples, lo que nos lleva al siguiente punto.

Ponte en los zapatos del otro

Cuando hayas definido tu público debes aprender a ponerte en sus zapatos. No se trata de ofrecerles lo que nosotros consideremos adecuado, si no pensar que podría buscar esa persona de nosotros, que podría ser adecuado para él.

Si eres un cirujano y la vida de tu paciente depende de ti, está claro que al lector puede interesarle conocer cuál es tu experiencia, donde estudiaste y cuáles son tus logros, pero cuidado, si vas a publicar tu curriculum evita extenderte más de la cuenta, pues corres el riesgo de cruzar la línea entre resolver las dudas lógicas del lector y parecer un completo petulante; céntrate en resolver los puntos clave y omite toda la información adicional.

Si puedes publicar consejos o tips para mejorar la salud del paciente, no lo dudes, hazlo, quizás a ti como doctor te interesa más la enfermedad que la persona, pero a las personas no les interesa un doctor que no se preocupa en su bienestar. Compartir tus conocimientos es clave, eso también demuestra tu experiencia e interés en prevenir sus problemas.

No cometas el error de pensar que estás dando a conocer el hilo negro en tu profesión, porque hoy en día vivimos en la era de la información y si no lo saben por ti, quizás lo lleguen a saber por tu competencia, no te quepa la menor duda, e igual que en un duelo al amanecer, gana el más veloz.

Zapatero a sus zapatos

Igual que no contratarías un cocinero para dibujar los planos de tu casa tampoco puedes esperar que un desarrollador web redacte los contenidos de tu página, como profesional en tu respectiva área eso es obligación tuya si deseas que el contexto sea el adecuado.

Un desarrollador web lo que puede hacer es ayudarte para armar una estrategia SEO (optimización en motores de búsqueda), optimizando tu página para que no tarde mucho en cargar, ayudando a elegir las palabras clave adecuadas, etc.

Contenido original

Existe algo conocido como “repetición de noticias”, en Internet esto es cuando el webmaster decide publicar noticias de fuentes externas para generar movimiento en la página.

Esta práctica está penalizada por los buscadores al considerarlo “contenido duplicado”, y no basta con cambiar algunas palabras o frases, ya que no solo se corre el riesgo de infringir un copyright, sino que además es detectado por los algoritmos de búsqueda igualmente. No obstante, siguiendo ciertas normas para citar o referenciar páginas web y apoyándose en una estrategia basada en redes sociales esta práctica sirve como parche ante el ausentismo de los verdaderos encargados del proyecto.

Lo ideal es que tú, tomando como base los puntos mencionados, escribas contenido original con cierta regularidad, al menos una publicación cada 15 días. No hace falta que inventes la rueda, puedes escribir de temas de los que ya se hayan hablado en los que tú puedes aportar tu particular punto de vista.

¿Careces del tiempo necesario? Es la excusa más clásica que todos decimos cuando no deseamos hacer algo, pero la realidad es que si utilizáramos todo el tiempo que invertimos en ociosidad podríamos escribir al menos un artículo diario. No estoy diciendo que ocupes todo ese tiempo, pero si invirtieras una pequeña parte, podrías escribir fácilmente un artículo semanal.

Javier Ocampos

Socio fundador de Nube Online, director operativo y desarrollador web por vocación. Mi premisa es la honradez e innovación en cada uno de mis trabajos.

Web

Centro de preferencias de privacidad

Cookies imprescindibles

Se usan para saber si ya aceptaste nuestras políticas y para servir más rápidos los contenidos.

gpdr

Cookies de terceros

Utilizamos cookies de terceros que se almacenan externamente para conocer sus usos de navegación.

_ga, _gid

Analytics

Otros